Emprendimiento/Para entretenerse

Los miércoles son para las mujeres en ‘Upper Club’

“Siempre he creído que las mujeres necesitaban un sitio para estar juntas y hablar de sus cosas y me pareció que sería interesante que tuvieran un día especial”. Con esta idea Miguel Von Knwobloch, director del restaurante ‘Il Salotto’, promovió que los miércoles fuera el día de las mujeres en ‘Upper Club, un espacio situado en el segundo piso del restaurante italiano y cuyo nombre proviene de un golpe de boxeo.

“Elegí el miércoles porque es un día intermedio, es un día bueno, no hay mucho que hacer y no está muy pegado al fin de semana, en los que las mujeres están con sus maridos o sus novios”, explica Miguel, cuya clientela habitual, asegura, le ayudó a crear este espacio. “Siempre tengo más público femenino. No sé si es por el tipo de local, de ambiente o porque están cómodas en el sofá”, dice mientras se levanta a encender los alógenos y dar así más luminosidad a un local cuidadosamente decorado.

El ambiente al que se refiere Miguel es cálido y relajante y él ha sido el encargado de crearlo. Su pasado como exboxeador se refleja en las fotografías en blanco y negro que cuelgan de las paredes grises. Una barra al final del bar envuelve el resto del espacio, amueblado con mobiliario blanco a un lado y sillones de tapicería de rayas y mesas negras al otro. Encima de éstas vemos los menús que, aunque no cambia a lo largo de la semana, sí se adecua a los gustos de las clientas. “Las mujeres se cuidan más y les gustan las cenas más ligeras como la ensalada o el carpaccio”, asegura el director. El tiramisú, el bombón helado “que tiene mucho éxito” y la tarta de la casa son algunos de los postres que ofrecen. “Todo esto lo podemos hacer en tallas ‘S’. Por ejemplo, tenemos unas pizzas pequeñas, a las que llamamos pizzetas y gustan mucho”, explica intentando formar con los dedos de las manos el tamaño de esta deliciosa comida italiana. “Si pides una pizza grande, aunque sea para compartir, solo tomas una pero con las pequeñas tomas tres y pruebas más sabores”, añade convencido.

La demanda sobre la carta de bebidas también varía según el sexo. Ellas consumen más cócteles que cervezas, asegura. “Cada vez que viene un grupo de mujeres piden un mojito normal o de fresa. Por lo general no les gusta los sabores fuertes como el tequila”, comenta Miguel, quien considera que el gin tonic ha contribuido, y mucho, a este tipo de consumo. “Antes las mujeres quedaban y tomaban una Coca-cola, ahora pueden tomar un gin tonic y cuantas más frutas tenga la bebida, más les gusta”, dice gesticulando con la mano como si echase estos frutos en la bebida.

Esta noche especial para mujeres comienza en torno a las ocho de la tarde, la llamada hora after work, por lo que acuden mujeres trabajadoras que han salido de las oficinas del barrio de Salamanca, en el que se sitúa el local. “Es una zona que, comparada con Chueca, es cómoda para aparcar y más tranquila que hace tiempo”, dice intentando nombrar todos los aparcamientos que hay en las calles aledañas.

Miguel se muestra satisfecho de esta original idea y ya está pensando en otra: abrir una terraza para invierno en su fachada de la calle Velázquez. “Lo prepararé para el próximo año porque es lento y difícil”, concluye este empresario que conoce muy bien a la clientela femenina y apuesta por ella con ilusión un día que para él, debe ser especial.

Anuncios

Un pensamiento en “Los miércoles son para las mujeres en ‘Upper Club’

  1. Ire a probarlo seguro. Vivo en este barrio y nunca me ha llamado la atencion. Pero gracias Carolina por este reportaje. Será un nuevo sitio para quedar con las amigas

Los comentarios están cerrados.