Cuidarse/Para verse mejor

“La discriminación por género puede aumentar el riesgo de depresión en la mujer”

DrNarcisCardonerokMarina sentía una profunda tristeza y no tenía interés por nada. Desde hacia tiempo le costaba dormir, no tenía apetito, se bloqueaba al tomar decisiones y se encontraba cansada y sin energía. Además se preocupaba en exceso y se menospreciaba pero Marina no era una persona débil ni maniática, sufría depresión.

Este trastorno mental afecta al 4% de la población y es, actualmente uno de los principales problemas, no sólo de salud mental sino de salud pública actuales, según el doctor Narcís Cardoner, médico del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Bellvitge de Barcelona, quien aporta otro dato muy llamativo: una de cada cinco mujeres sufrirá depresión a lo largo de su vida. Y no solo eso. Dos tercios de los pacientes que padecen esta enfermedad son mujeres. Los aspectos sociales, culturales, psicológicos y biológicos lo explican. Marina no se sentía “a la altura” de su marido y eso le provocaba desprecio hacia ella misma e impotencia. “En muchas sociedades, un mayor nivel de pobreza, un bajo nivel socio-educativo o la incapacidad de tomar decisiones de forma autónoma afectan más las mujeres que a los hombres. Sin embargo, en los países donde las mujeres presentan un rol o un papel social similar o equivalente al masculino, la depresión en ellas es menor”, explica el psiquiatra, quien afirma que la discriminación por género pueden aumentar el riesgo de depresión en la mujer.

Marina también se sentía ahogada por las actividades domésticas, el cuidado de sus hijos y la dificultad de tener una conciliación familiar y laboral. Un aspecto que tiene un menor impacto en el hombre y que, por tanto, le afecta menos, según el Dr. Narcís Cardoner. Otro factor importante para explicar por qué las mujeres son más proclives a la depresión es la genética. “Las mujeres sufren más períodos depresivos cuando tienen cambios hormonales, como en la pubertad, el postparto o la menopausia”, detalla el experto que, también apunta a la personalidad como un aspecto que puede aumentar la propensión a sufrir esta enfermedad. “Ellas suelen expresar rasgos como la baja autoestima, baja autoconfianza o el neuroticismo”, añade.

El Dr. Narcís Cardoner es coautor de la ‘Guía de Buena Práctica Clínica en Psicoeducación en pacientes con depresión‘ (editada por Lilly y la OMC), un manual que proporciona información para ayudar al profesional a guiar al paciente y a su familia en el diagnostico y tratamiento de esta enfermedad, que ya es la primera causa de discapacidad en mujeres entre los 18 y los 44 años, según la Organización Mundial de la Salud. La depresión, además, es un trastorno mental que se repite a lo largo de la vida. “Después de dos años de haber padecido un episodio depresivo, hay entre un 30% y un 50% de probabilidad de volver a sufrirla. Este porcentaje se incrementa hasta un 60% tras cinco años, y hasta un 80% tras diez años”, explica el psiquiatra.

Con psicoterapia y los antidepresivos se puede curar esta enfermedad, aunque el experto aporta unas pautas para mujeres depresivas: “deben llevar una dieta equilibrada, evitar el alcohol y otras drogas, hacer ejercicio e incorporar, en la medida de lo posible, actividades que eviten el sedentarismo y el aislamiento social”. El psiquiatra tampoco se olvida de la familia, a la que dedica buena parte de su guía. “Es difícil aconsejar a los familiares cómo deben comportarse con los enfermos pero deben evitar actitudes culpabilizadoras, paternalistas o demasiado invasivas: es importante que los familiares favorezcan la recuperación de la paciente, gracias su apoyo, comprensión y facilitando que ésta pida ayuda y acepte el tratamiento”. Y es que, según el experto, los fármacos tardan casi tres semanas en hacer efecto y la recuperación de la depresión no depende de “la fuerza de voluntad” de la paciente, sino de una “ayuda médica y psicológica”. Comprensión, compañía y apoyo es lo que necesitan mujeres que, como Marina, no es que tengan ganas de morirse, es que no tienen ganas de vivir.

Anuncios