Emprendimiento/Para los niños

Mamá, quiero ser pirata por un día

Los cumpleaños de María y Álvaro se acercaban y su madre, Mª Luz Caparroso no quería hacerles una fiesta típica. Buscaba algo especial y todo lo que encontraba estaba en Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Canadá y Australia. En ese momento vio su oportunidad. Decidió juntar todas sus pasiones: los niños, el diseño, la decoración y la creatividad y traer de esos cuatro países los productos que en España no existían. Y My Little Party cumple ahora dos años.

A los dos lados del pequeño almacén de Mª Luz y en unas estanterías apoyadas en la pared se apilan vasos, platos, cajitas para chucherías, pajitas, botes de cristal, globos y abanicos de papel. Todo con lunares y rayas de mil colores. En tan solo 20 metros cuadrados tiene stock suficiente para decorar 100 fiestas infantiles. Cada tres semanas recibe mercancía y casi todos los días entrega pedidos a sus clientes. “Cada vez somos más eficientes. En 48 horas, las madres ya tienen sus pedidos”, dice orgullosa. Lo envuelve en unas cajas con lazos y papel de seda. Y es que el detalle, el cariño y el cuidado es el secreto de su éxito.

Como proveedora, Mª Luz debe estar atenta a las tendencias del mercado e intenta adelantarse a esas modas. “Ahora gustan mucho las bolas de papel de nido de abeja, los banderines, los globos, las botellitas de cristal, las pajitas de papel y los moldes para cupcakes. Se lleva mucho los lunares, las rayas y los cubiertos de madera”, cuenta esta emprendedora que tiene claro que su nicho de mercado no son productos de Bob Esponja o Monster High. Lo suyo son fiestas diferentes. Muchas de ellas, temáticas: de piratas para ellos y de princesas para ellas.

Tal es el gusto de los productos que Mª Luz vende, que también inspira y asesora, a través de su blog, la decoración de una fiesta. Como madre sabe lo laborioso que es organizar una fiesta de niños. “La idea es facilitar a las madres la organización ofreciéndoles todos los elementos para la decoración”, explica. “En una mesa de cumpleaños nunca puede faltar el menaje básico de servilletas, vasos y platos y un candy bar con cucuruchos de plástico”, añade. También las guirnaldas son importantes, ya que con ellas se puede personalizar la fiesta. “A los niños les gusta ver su nombre en la guirnalda o en los vasos” , dice esta experta del mundo infantil que asegura que “ a los niños les hace mucha ilusión cuando llega a casa una caja llena de cosas para su fiesta”. Cajas que llegan hasta Portugal, Italia y Latinoamérica. “Siempre quise que la tienda fuera online porque así llego a más gente. De momento, no me planteo abrir un local”, asegura esta empresaria.

A pesar de la dificultad de abrir un nuevo negocio y de compaginarlo con otro trabajo por cuenta ajena, para Mª Luz emprender es muy gratificante emprender. “Hay que tener paciencia, constancia, trabajo y esfuerzo pero al final tiene su recompensa”, afirma con contundencia. “Me estimula que los clientes me digan que les gustan mis productos”, dice emocionada cuando piensa en esas felicitaciones. Esta motivación no le hace perder el principio de innovación de su proyecto. “Quiero ser referencia en el mercado, liderar este tipo de productos y mantener un compromiso de traer las últimas tendencias”, cuenta esta emprendedora cuyo objetivo es hacer del cumpleaños de los niños un día único y mágico.

Anuncios