Emprendimiento/Para los niños

El primer patuco solidario

Su sobrina cambió la vida de toda la familia. Este nuevo miembro les abrió la mente de negocio a Esther Castillo y su hermana Irene. Juntaron sus conocimientos de diseño de moda y comunicación y crearon Baby Tendence, el primer club privado de ropa infantil solidario. A través de su web lanzan, tres veces a la semana, campañas de marcas del sector y venden stocks de colecciones anteriores con descuentos de un 20% a un 70%.

Esther e Irene quieren cubrir las necesidades de esas madres recién estrenadas que no saben dónde comprar ropa para sus hijos. Y es que independientemente de la crisis, según Esther, esta demanda no disminuye. Por eso, dice, “es importante segmentar la oferta” y tener un principio básico: la solidaridad. De los ingresos que Baby Tendence recibe, cede el 0,7% a Save the children. “Queríamos una ONG de renombre que ayudara a niños de todo el mundo”, explica Esther, quien también ayuda a los más cercanos. A través del almacén en el que las hermanas Castillo guardan el stock de las tiendas, ayudan a jóvenes discapacitados de Amadip.esment. “Cuando nos llega un pedido, se lo encargamos a los chicos de la organización. Por cada paquete que manipulan, les pagamos”, cuenta esta emprendedora, cuyo primo es uno de los jóvenes afectados. “Este problema nos ha tocado muy de cerca. Ahora nuestro primo es jardinero. Le han tratado tan bien que quisimos trabajar con ellos”, dice convencida de que éste es uno de los pilares de su empresa.

La idea de colaborar con éstas y otras ONG se traspasa al terreno de los eventos offline, en los que los niños participan y desde Baby Tendence, se potencia el valor educacional. “Hacemos un llamamiento a todos nuestros clientes para que den la ropa, los juguetes o libros que ya no usan y los intercambien por otros. Así fomentamos el consumo responsable”, afirma su impulsora, que avisa que los próximos recicladeros se celebrarán en Madrid y Barcelona. De esta forma y a través de las compras, involucran a las clientas en la carrera solidaria. “Cuando las socias compran alguna prenda pueden donar, de manera voluntaria, 1, 2 o 5 euros”, dice Esther, quien asegura satisfecha que el 80% de esas clientas contribuyen en la acción. Y es que, según esta experta de la comunicación, las compras online son el futuro. “Las mujeres somos las hacemos las compras de casa y cada vez lo hacemos más a través de Internet”.

En su primer año, Baby Tendence ha colaborado con 70 marcas. La mayoría son españolas pero también hay una inglesa, una suiza y una francesa. Seleccionan a aquellas que contribuyan a mejorar el futuro de los niños. “Queremos potenciar la responsabilidad social corporativa de estas empresas con los niños. Buscamos que tengan una fabricación responsable con elementos orgánicos, cuiden los derechos de los trabajadores o colaboren con ONG´s ”, explica Esther, quien junto y a su hermana se recorren todas las ferias textiles de Europa en busca de compañías con este perfil. “El tipo de marcas de producción ecológica que nos interesa está muy asentado en el resto de Europa y lo queremos traer a España”, detalla esta empresaria solidaria que destaca la importancia de su equipo de trabajo y su objetivo en este 2013. “Mi idea a final de año es lanzar una marca diaria”, afirma esta firme defensora de la responsabilidad social y los derechos de los niños.

Anuncios