Emprendimiento

“Hace falta formación práctica, internacional y que impulse el desarrollo de las habilidades”

Su empresa nació en el momento clave. Desde 2008, más de 300.000 jóvenes han emigrado de España. Adelaida Careaga y Carmen Guzmán vieron que existía una necesidad de formación de jóvenes en el mercado y se embarcaron en un proyecto rumbo a China llamado ‘Global Talent Group’. Desde hace unos meses, estas dos emprendedoras preparan a diez jóvenes entre 22 y 26 años dispuestos a vivir un año de formación en una empresa europea o estadounidense en el país asiático, con el que España celebra este año el 40 aniversario de relaciones diplomáticas. “Queremos un programa que facilite la inserción en el mercado laboral. Hay un salto demasiado grande entre la universidad y la empresa y hace falta una formación práctica, internacional y que impulse el desarrollo de habilidades personales”, explica Carmen, comprometida fielmente con la necesidad de trabajar en el extranjero. “En España no hay oportunidades y tenemos que internacionalizar la manera de pensar de nuestros jóvenes”.

Adelaida y Carmen insisten en que el servicio que ofrecen no es una beca o un master. “Es un programa de formación de postgrado que está abierto a casi cualquier perfil técnico”, explica Adelaida mientras destaca que el objetivo del proyecto es “reinventarse”. Trabajan con varias empresas de diversos sectores instaladas en China en las que “encajan” a cada candidato según su especialidad. “Es un puesto de trabajo real en el cual se van a formar más allá del aspecto técnico. A través de una compañía comprometida, vamos a desarrollar unas habilidades personales y gerenciales que van a ayudar a hacer mejor ese trabajo”, añade Adelaida sentada delante de un enorme mapa geográfico mundial colgado de la pared de su oficina.

Mientras Adelaida habla, Carmen mira a su compañera de aventura. No contiene su entusiasmo al hablar del proyecto que ha creado y que confiesa que ella misma viviría.  “Buscamos multinacionales porque queremos que el alumno vea, entienda y viva en una estructura empresarial muy grande”, dice sin olvidarse de mencionar a la otra pieza clave del proyecto: el mentor. “En cada empresa tenemos una persona de contacto que tiene que entender el proyecto y debe comprender que no enviamos a un becario ni mano de obra barata. No tiene que remunerar al candidato pero sí tiene que invertir mucho tiempo y dedicación en la formación de esa persona. Debe enseñarle, formarle y realizar informes mensuales de su evolución”, añade Adelaida. Aunque las empresas delegan la selección del candidato en estas emprendedoras, el mentor es el que tiene la última palabra en la decisión. En la primera etapa de la formación, conoce al alumno, habla con él y le motiva para su gran viaje.

Desde Global Talent Group, buscan también compañías que estén en expansión y tengan mucha actividad para que los alumnos, según Carmen, tengan experiencias enriquecedoras. Tanto es así que, si después de este año, las empresas tienen necesidad de aumentar su plantilla, el alumno puede quedarse. Todo esto, aseguran, aporta un diferencial “abismal” frente a otros candidatos que no se hayan ido. Y es que el 92% de los españoles no han salido de España y Carmen cree “fundamental” tener experiencias internacionales: “ayuda a ver las cosas de otra manera y a tener una predisposición distinta ante los problemas”. Además, estas emprendedoras gestionan el alojamiento, los trámites del viaje y la estancia del candidato e incluso les buscan una escuela de idiomas para aprender mandarín.

Carmen utiliza su olfato de recursos humanos para captar a aquellos jóvenes que cree que serán capaces de disfrutar y aprender de la experiencia. “Para nosotras el talento es un conjunto de actitudes personales enfocadas al trabajo que marcan la diferencia”, asegura Adelaida. “Las empresas piden personas que se adapten a los cambios, que se enfrenten a los retos con ganas, que sean flexibles y que no les de miedo la innovación”, añade Carmen. Por eso, entrevista a muchos hasta encontrar gente fuerte, valiente y segura de sí mismos. Y es que esta experta sabe lo que busca: “queremos profesionales que vuelvan con una mochila mucho más cargada de experiencias de las que tenían antes de irse”. Muchas empresas admiran, según estas directivas, que dos mujeres se lancen en este momento de crisis a llevar a cabo una iniciativa como ésta. “Lo que más les llama la atención es el entusiasmo y la motivación que tenemos”, dice Carmen entre risas. Y es que es su actitud la que deberían tomar como ejemplo los diez candidatos que están a punto de cambiar sus vidas.

Anuncios