Emprendimiento/Para los niños

“Mis hijos son el escaparate andante de mi tienda”

Arquitecta de profesión, Mercedes Pina vivió casi cuatro años en Francia, lo que le sirvió de inspiración para el negocio que actualmente dirige . Cuando volvió a España, creó un estudio de arquitectura justo en el momento que se fraguaba la burbuja inmobiliaria. En esta misma época nació su primer hijo Lucas, que daría nombre a su siguiente proyecto: Mi pequeño Lucas. Se acordó del vestuario de los niños franceses que tanto le había atraído y a pesar de la negativa de su familia, comenzó a diseñar ropa inspirada en ellos para público de cero a 10 años. Sus dos hijos son sus mejores clientes. “Son como el escaparte andante de mi tienda”, dice orgullosa en el día en que se cumplen dos años de su tienda online.

Mercedes rescató esos colores apagados que había visto en los niños del país galo y quiso trasladar “las tendencias de la pasarela a los más pequeños” sin perder la comodidad que requiere la moda infantil. Durante los primeros años, Mercedes vendía sus prendas a tiendas multimarca aunque siempre tuvo en mente tener su propia tienda. Unos pequeños jerseys colocados en unas cajas de frutas y unos bañadores colgados de unas cuerdas en la pared visten ese sueño hecho realidad. “Tenía muy clara la filosofía de la marca y quería plasmarla en un espacio”, explica en el local de la calle Lagasca que dio vida a su deseo. Aunque Mercedes fue de las primeras en llegar a esta calle, ahora hay más de diez comercios del sector en solo dos manzanas de este barrio de Salamanca. “Es muy bueno estar todas juntas porque así los clientes vienen a la misma zona”, asegura esta empresaria que, después de un momento de reflexión, enumera los rasgos en los que se diferencia de la competencia: “ofrecemos diseño y calidad a buen precio. Tenemos mucha ropa de niño y realizamos distintos modelos con una misma tela para que los hermanos vistan igual”.

Los diseños de Mercedes ya están en tres tiendas de Mi pequeño Lucas en España y una en Guatemala. “Allí les gusta la ropa europea y la calidad que tenemos”, dice su creadora, quien piensa en Latinoamérica para su expansión internacional. Aun hoy, cuando se cumplen dos años de la creación de su tienda online y ocho del nacimiento de Mi pequeño Lucas, Mercedes continúa viajando, y no solo a Francia. “Los niños y la ropa que llevaba de pequeña también me dan muchas ideas”, añade orgullosa de sus dos prendas más exitosas: el culotte y el traje de baño de tela. “Combinamos funcionalidad, comodidad y tendencias”, aclara. Para ello, utiliza materiales “fáciles de lavar y naturales” como el algodón, la lana y el lino. Los compra en España, donde también fabrica todas sus colecciones. “Nunca me he fiado de la fabricación en el extranjero. Creo que pierde calidad”, dice esta mujer comprometida con el apoyo al empleo de los españoles. En este momento, no se olvida de recordar al equipo de trabajo que hace posible este proyecto infantil: “ponemos mucho cariño y mimo en lo que hacemos y eso se transmite en nuestras prendas”. Con este impulso, Mercedes tiene intención de añadir zapatos a su oferta textil, mantener la línea de negocio que hasta ahora ha llevado y darla a conocer fuera de nuestras fronteras.

Anuncios