Emprendimiento/Para mejorar la empresa

“Las mujeres son mucho más cuidadosas, precavidas, serias y constantes con el plan de negocio”

Un día, en uno de mis posts, me encuentro un comentario que me llama la atención: “Es importante empujar a las mujeres a subirse al carro del emprendimiento”. Me atrae por la verdad que contiene pero sobre todo porque quien lo dice es un hombre. Tomás Díez trabaja en Ynversión, una plataforma de encuentro entre inversores y emprendedores y donde el 25% de éstos últimos son mujeres. Decido visitarle.

Tomás me recibe en la sala de reuniones de su empresa. En el mismo lugar donde escucha cada día a muchas personas que desean dar vida a esa idea de negocio que llevan tiempo pensando. Sin embargo, hay diferencias entre las de las mujeres y los hombres. “Las mujeres son mucho más cuidadosas, precavidas, serias y constantes con el plan de negocio”, dice este asesor que asegura que las mujeres quieren tenerlo todo bien planteado y desean conocer  los posibles escenarios antes de lanzarse al mercado. “Las mujeres tienen menos ambición, prefieren no arriesgarse demasiado y no dar un paso en falso. Al final tienen más éxito y su empresa dura más”. Los datos lo avalan. Casi el 40% de las empresas que crean las mujeres son micronegocios. El 36% de las mujeres son emprendedoras y el 80% de ellas tienen menos de 45 años. “Cada vez hay más mujeres que se animan a emprender, que pierden el miedo y ya no son aquellas a las que el marido les ponía un negocio. Ahora es la que busca cómo reinventarse” , cuenta.

A la hora de presentar el negocio, es donde las mujeres cometen más errores, según Tomás, porque transmiten falta de confianza. “Notamos que están como apocadas y no le dan valor a su idea. No tienen fe en ellas”, explica. Pero la excesiva seguridad tampoco es buena. De hecho, a Tomás le provoca más dudas. “Cuando te sientas con una mujer que te presenta un plan de negocio, desconfías menos porque probablemente se haya asegurado de que es realmente factible”, explica el asesor, que percibe que ellas no mienten, ni exageran ni esconden si hay algún inconveniente en su proyecto. Normalmente, si las mujeres crean su negocio con otros, también son mujeres. Tomás cree que así suplen el miedo. Y es que, como dice el experto, no hay que temer a un inversor. “Es el que aporta la financiación y el que escucha. Es la persona con la que comparte la idea, la que centra el camino y corrige los errores”, dice mientras dobla varias veces una hoja de papel.

En muchos casos, la inversión que se encuentra una mujer es reducido porque los inversores, en su mayoría, son hombres. Las mujeres se dedican, sobre todo, a sectores como restauración, alimentación, moda y cosméticos. “Ellos van a poner menos dinero en una tienda de cosmética que en un complejo deportivo porque lo entienden peor y no conocen el sector”. Esto ocurre, según Tomás, a pesar de que los proyectos de mujeres están más trabajados con más contenidos y explicaciones. Así, Tomás anima a que las mujeres sigan por el camino del emprendimiento minucioso, metódico y exitoso.

Anuncios

Un pensamiento en ““Las mujeres son mucho más cuidadosas, precavidas, serias y constantes con el plan de negocio”

  1. La emprendedora, una vez más, eres tú. Das visibilidad a todo aquel que no la tiene y lo haces con tesón, ilusión y muchísimo acierto. Espero que sigas enseñándonos a todos lo que es el esfuerzo de crear tu propio negocio y el valor que tiene sacarlo adelante. Enhorabuena!

Los comentarios están cerrados.