Emprendimiento/Para hablar más

“No se puede aprender un idioma sin irse fuera”

En la sala de espera de Aula Inglés varias revistas ‘Glamour’ en inglés encima de una mesa y distintos catálogos sobre campamentos y cursos en Irlanda y Gran Bretaña colocados en un soporte de revistas pronto nos sumergen en el mundo de los idiomas. Y es que como dice la precursora de esta iniciativa Elena Tejedor, no basta aprender otras lenguas en una academia, tiene que estar unido a la cultura. “Aprender un idioma es como estudiar una carrera, requiere las mismas horas y el mismo esfuerzo”, dice haciendo un homenaje al Día Europeo de las Lenguas que se celebra hoy.

Elena cree que se puede nacer con vocación emprendedora pero hay que potenciarla y trabajarla. Inconscientemente ella lo hizo desde los 16 años, cuando leía la revista ‘Emprendedores’, de la cual ya ha sido protagonista. Pronto le gustaron, además, los idiomas y los viajes y decidió crear una empresa con ambos ingredientes, ya que tenía experiencia en el sector. Desde febrero de 2009 ofrece cursos de inglés en el extranjero para personas que quieran aprender o mejorar el idioma a través de distintos programas que funcionan todo el año. Ella se encarga de buscar el mejor curso, que duran entre una semana y tres meses, y la escuela local de buscar el alojamiento. Todo bajo un lema que Elena recuerda a todos sus clientes: “no se puede aprender un idioma sin irse fuera”

“Ofrecemos programas de trabajo en el sector de la hostelería o para au pairs de 18 a 30 años que, con un curso previo de inglés, trabajan en una familia haciendo las tareas del hogar y cuidando a los niños mientras aprenden el idioma”, explica la directora del proyecto. Además, Aula Inglés ha ideado un programa de inmersión lingüística que consiste en realizar un voluntariado rural en el que se convive con una familia y se le ayuda con su granja, la ganadería o las plantas que tengan a la vez que ellos enseñan un oficio. “Los programas de prácticas son buenos para los universitarios pues conocen la cultura empresarial mientras trabajan en su sector”.

Antes de que el cliente escoja un destino y un curso concreto, Elena le asesora tanto a nivel lingüístico como cultural. Realizan un test inglés, les hacen unas breves preguntas y le ofrecen la ciudad más adecuada según sus necesidades y gustos: “les preguntamos dónde quieren ir, si quieren usar el transporte para ir a la academia y si prefieren vivir en una residencia o con una familia”. Ésta última la seleccionan desde la escuela local pero Elena visita regularmente los centros de estudio. “Yo siempre aconsejo ir a una familia, se conoce mejor la cultura y es más cómodo. La residencia es para jóvenes entre 18 y 25 años”, aclara. Esta emprendedora ha visto como en los últimos años la edad de sus clientes ha aumentado y muchos de ellos no tienen trabajo y quieren aprovechar el tiempo que tienen.

Elena conoce bien la dificultad que tienen los españoles con el inglés pero solo les culpa de la vergüenza que les invade cuando lo practican. “El resto del problema es del profesorado, está poco preparado. Es necesario cambiar la metodología de estudio”, considera esta emprendedora que confía en ese cambio. En España, asegura, no hay sentido de que hay que invertir en formación pero cada vez se va a valorar más profesionalmente que alguien haya vivido fuera de su país natal. Por eso Elena recomienda, sin dudarlo un minuto, “salir y emprender, saber relacionarse, tener experiencia en el sector en el que se va a trabajar y contar con un colchón que asegure la empresa”.

Anuncios

2 pensamientos en ““No se puede aprender un idioma sin irse fuera”

  1. Aprender sí que lo puedes hacer en España. Y perfectamente, además. Aquí hay educación en distintos idiomas buenísima (institutos oficiales, escuelas de idiomas, los cafés con Erasmus, colegios bilingües, entre mil opciones más…), no todo hay que hacerlo fuera y a lo grande… . Lo que se puede hacer si te vas fuera es mejorar tu capacidad para ese idioma, porque conoces los detalles y profundizas un poco más. Básicamente, enriqueces lo que ya tienes. Gracias Carolina, ya te echábamos de menos tus lectores…

  2. Creo que efectivamente, en el pais de nacimiento se puede aprender un idioma extranjero, gramática, lectura, habla, dedicandole el suficiente esfuerzo teórico y practico; lo que no se puede aprender, es la forma de pensar, como construir una frase que tu interlocutor entienda facilmente sin necesidad de repensar, poniendose en tu lugar, el significado en tu idioma, y otros aspectos como constumbres, gustos, como actuar ante una situación un poco inusual, etc … Lo que quiero decir con todo esto, es que para aprender un idioma, sin que se note que eres extranjero, con lo que eso supone en cuanto a la aceptación, hay que, sobre todo, practicarlo en el pais origen de ese idioma. Un saludo

Los comentarios están cerrados.