Protagonistas

“Su gran delito fue ser mujer”

Emilia Pardo Bazán hizo esfuerzos para regenerar España. Escribió de política y cultura pero su gran delito fue ser mujer”. La que habla es la socióloga Inés Alberdi, que acaba de publicar la biografía de la que fuera una mujer de referencia en el sigo XIX. “Es un personaje muy atractivo que he conocido más gracias a este encargo. Quiero que sea un primer paso en el reconocimiento de esta mujer”, dice la autora de ‘Los hombres jóvenes y la paternidad’ y ‘Violencia: tolerancia cero’.

La literatura de Pardo Bazán, “tan sugestiva y realista”, fue valorada en la época. Su crítica a la aristocracia y a la pequeñez de los medios sociales que hacía desde su alto estatus social, sin embargo, no gustó tanto. “Emilia nació en una familia rica y culta en una época donde el 75% de  las mujeres eran analfabetas. Ella fue de las pocas que supo aprovechar su posición y accedió a la universidad en cuanto se abrió a las mujeres en 1910. Pronto se puso a escribir y pronto se hizo popular”, explica su admiradora.

Muchos le aconsejaron firmar sus obras con pseudónimo masculino. Otros le criticaron por escribir y comportarse como un hombre. “Ella se negó, prefería ser la mujer sincera y directa de siempre. En seguida se le acusó de feminista, atea y pornográfica”, cuenta Alberdi. Desde sus inicios, luchó para eliminar la desigualdad entre sexos y apoyo la mejora de la educación entre las mujeres pero ella misma encontró trabas en su camino hacia estos deseos, poco habituales en esos años. Solicitó acceder a la Real Academia de la Lengua tres veces y tres veces se lo negaron. “Aquí no hay sillones para las mujeres”, le contestaron. “A pesar de ser la más importante, le cerraron la puerta”, dice una Alberdi indignada.

A pesar de la incomprensión, Pardo Bazán no se desvaneció:  “escribió más de 500 cuentos, tuvo muchos lectores y ganó mucho dinero. Trabajó siempre aunque podía haber vivido de las rentas.  Ansiaba reconocimiento y honores”. Fundo la revista El Nuevo Teatro, en la que solo escribía ella y como mujer fue la primera que recibió una cátedra de Literatura en la Universidad Central de Madrid, la primera presidenta de la Sección de Literatura del Ateneo de Madrid y la primera consejera de Instrucción Pública. En el ámbito familiar también rompió los moldes establecidos para una mujer del siglo XIX. Se separó a los 33 años porque su marido quería que dejara de escribir. Muchos dicen que tuvo una relación amorosa durante 20 años con Benito Pérez Galdós.

Durante toda su vida Pardo Bazán se dedicó a la literatura y a la defensa de los derechos de las mujeres, conoció a mucha gente y se la relacionó con autores de su mismo nivel como Benito Pérez Galdós, asegura su biógrafa. “Defendió que la libertad de la mujer, su maternidad y su derecho a trabajar, lo cual creía que era lo que le daba sentido a la vida”, añade esta socióloga que considera a Emilia Pardo Bazán la pionera del feminismo.

Anuncios