Protagonistas

“Comprobé el poder de los datos y me enamoré”

Una vez la denominaron como “la periodista española que hace temblar a los defraudadores”. En aquel momento la periodista de datos Mar Cabra estaba inmersa en una investigación periodística con más de 100 colegas de la profesión en la que sacaban a luz los nombres de aquellos que tenían sociedades en paraísos fiscales. Desde el inicio de la investigación han pasado dos años y aún continúan con esta información plagada de miles de datos que desmenuzan a diario.

Hablamos con Mar Cabra poco antes de su reunión con el grupo socialista, a quien va a asesorar para fortalecer la Ley de Transparencia, que actualmente se encuentra en proceso en España. “Quiero intentar mejorar esta ley porque tal y como está planteada es muy débil y deficiente”, asegura la miembro del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación. Su pasión por los datos no se limita a su análisis, sino que lucha por utilizarlos para un cambio social y político. “Me convencí con el lema ‘Yes, we can’ de Obama. No tenemos que quedarnos parados. Necesitamos una ciudadanía activa”, añade.

“Los datos son cosas que ocurren de manera sistemática. Contar con ellos y analizarlos permite hacer una historia mejor”, explica Mar mientras recuerda cómo empezó su andadura de datos. Siempre quiso trabajar en televisión pero tras tres años en el medio haciendo noticias con poca profundidad, se marchó a Estados Unidos a hacer un master en periodismo de investigación. “Allí me enseñaron a buscar documentos públicos, a pedirlos y a analizar miles de líneas de información”, cuenta con el mismo grado de sorpresa, con el que se encontró al recibir estas clases. “Comprobé el poder de los datos y me enamoré”, confiesa la periodista. Con su trabajo final de master averiguó la sobremedicación de los niños en Texas, estado que le facilitó todos los datos necesarios para su investigación. “En Estados Unidos valoran este periodismo desde los años 60”, dice lamentando la opacidad de nuestro país en este aspecto.

Desde entonces,  Mar no se separa de su ordenador ni de su “mejor aliado”, el programa informático de cálculo Excel, con el que maneja cada día miles de datos de cientos de temas relacionados con el ámbito sanitario, educativo, social, medioambiental y político. Y es que todo lo que se analice, si pasa por las manos de Mar y los datos, cobra mucha más fuerza y relevancia. “Ahora más que nunca el periodismo debería hacer su función de vigilancia de los poderes públicos. Eso no se puede hacer si no tienes información precisa y qué más preciso que los datos, sobre todo si vienen de la fuente original”, concluye esta periodista, cuyos principios se basan en el rigor más absoluto y la exactitud más exigente.

Anuncios