Emprendimiento/Para entretenerse

“Nos adaptamos con esfuerzo, intuición e improvisación”

CollageOchoymedio

“Cerca de un cine no podía pasarte nada malo”. Esta frase de José Luis Garci, enmarcada y colgada en una de las columnas, nos adentra en la librería Ocho y medio, situada en frente de los madrileños cines Renoir y Golem. En el sótano de este último María Silveyro y su marido Jesús Robles comenzaron a vender sus libros hace 22 años y tiempo después se trasladaron al local en el que nos encontramos hoy, el Día de Las Librerías. “Un sitio estratégico”, según María. Siempre al lado de sus aliados, los cines y rodeados de su pasión, los libros.

Cientos de libros perfectamente ordenados en decenas de baldas a los dos lados de la tienda nos crean un universo de acción, ciencia ficción, aventuras o drama junto a personajes de la talla de Alfred Hitchock, George Lucas o Michael Moore. Debajo de estas biografías, se acumulan antiguas revistas de cine como ‘Plano corto’ o ‘Cine arte’, en cuyas portadas podemos ver a Fernando Trueba o a Mariano Barrio cuando ganó el Goya a mejor director por ‘Mi hermano del alma’. Ocho y medio no es solo un referente en el sector del cine y la lectura, sino un espacio donde cada semana organizan charlas o pequeños representaciones de teatro o música. “Nos adaptamos al declive del sector con mucho esfuerzo, intuición e improvisación”, dice María para explicar la perfecta simbiosis entre librería, lugar de encuentro y eventos y una pequeña cafetería que durante nuestra reunión, se mantiene casi llena.

La librería también tiene material para los profesionales del cine. Libros sobre montaje, maquillaje, dirección, fotografía o ensayo teatral se asoman en las estanterías de la derecha. Detrás de unas columnas repletas de bonitas reflexiones de los más grandes: “El cine me educó” firma el directo Pedro Almodóvar, “El cine también se lee”, dice Antonio Banderas. A su lado, Victoria Abril, David Trueba y Alex de la Iglesia. Para los estudiantes o los clientes que tienen curiosidad por los guiones, María y su marido fundaron una editorial con colecciones de los de películas como ‘Love Actually’ o ‘Tánger’. “Esta idea surgió cuando estrenaron ‘La lengua de las mariposas’”, recuerda su impulsora.

Aunque les han ofrecido abrir este espacio en otras ciudades, María mantiene que es un concepto “muy personal” y muy difícil de plasmar de manera exacta en otro lugar. Sin embargo, esta emprendedora continua con ganas e ilusión en este proyecto y acude a pases de prensa de películas, estrenos e incluso a festivales de cine. “Tengo que tener mucho vínculo con el cine y con lo que se hace, tengo que adelantarme a lo que va a venir”, afirma convencida. Para ello, una de sus claves es el escaparate. Siempre dispuesto con el atrezzo original de una de las películas que estén en cartel en ese momento.

Al hablar con María en los sofás de su local, uno se siente en un lugar de fantasía y magia. Como dice  otro de los cuadros colgados de la librería: “Estar en Ocho y medio es querer olvidar todo y volver a aprender cine desde el principio”. Y es que en un espacio como este, cualquiera se siente atraído por los libros, embaucado por el cine y cautivado por el impulso de su dueña. Mientras María y yo nos despedimos, un hombre se dirige hacia la salida con un libro bajo el brazo mientras le dice a su amigo: “Sí señor. Estos sitios me encantan”.

Anuncios