Emprendimiento

El desayuno que se convirtió en negocio

Rebeca Calvet, Patricia Azanza y Ana Bonet veían como Miami, su ciudad adoptiva, acogía cada vez a más españoles como ellas pero casi todos llegaban sin ningún tipo de asesoramiento. No quisieron dejar pasar la oportunidad de aconsejarles en su nueva etapa. Con el fin de ayudarles con el papeleo y los colegios de sus hijos, organizaron un desayuno y se apuntaron 45 expatriadas, muchas más de las que ellas llegaron a soñar. Sus correos electrónicos se llenaron, sus agendas se saturaron y formalizaron sus servicio a través de la creación de Club eXpats.

En apenas dos años, han orientado a 300 familias. “El balance ha sido muy positivo y todos están muy contentos con nuestros servicios. Es un trabajo muy gratificante”, cuenta Rebeca mientras se termina su café. A pocos metros, una mesa en la que desayunan ocho españolas refleja la tendencia. Muchos concentran su vivienda en la isla de Key Biscaine. Tanto es así que  ya la llaman Key BSpain. “Es importante que el expatriado acuda a una empresa de Relocation local, porque esta le podrá asesorar de forma objetiva”, afirma Patricia, que lleva viviendo más de 15 años en Estados Unidos. El resto de servicios logísticos los proporciona Club eXpats, ofrecen todos los servicios logísticos de la expatriación:  mudanza, búsqueda de casa, colegios o trámites como el carnet de conducir.

A pesar de que a Miami es fácil adaptarse dado el buen clima y la facilidad del idioma, las tres fundadoras del Club coinciden en que los primeros seis meses son los más difíciles. Para suavizar esa primera sensación de soledad y crear comunidad, organizan desayunos, salidas culturales, cursos profesionales, campeonatos deportivos y noche de tapas. “Lo que más choca es el sistema educativo, que es muy diferente al nuestro y la falta de seriedad en los servicios y la complejidad de una ciudad tan extensa”, explica Rebeca. Por esta última razón, trabajan con embajadoras por zonas. “La misión de la embajadora es recibir al expatriado y darle toda la información de la zona como supermercados o pediatra. Ejerce como una mano amiga en la zona en la que vas a vivir y eso genera mucha tranquilidad”, comenta Ana.

Si bien antes la mayoría de expatriados, iban a Miami con grandes compañías internacionales con buenos paquetes de expatriación, ahora son emprendedores o inversores que quieren abrir o ampliar su negocio. “Han venido muchas personas del sector de la hostelería, servicios a terceros y energías renovables”, concluye Patricia.

La misión del Club eXpats, sin embargo, no se limita a los españoles que viven en Miami, sino que se dirigen a todos los procedentes de habla hispana y a las empresas españolas que quieren implantarse en la ciudad de Florida. “Tenemos dos oficinas en Madrid y Barcelona con cuatro profesionales, cuyo trabajo es la captación de clientes que tengan intención de trasladarse a Miami, así como la organización de seminarios informativos para empresas que quieran intentar abrirse camino en Florida”, concluye Patricia. Las tres empresarias son conscientes de que su trabajo es esencial para todo el que hable español y viva en Miami.

Anuncios