Emprendimiento/Para los niños

“Cuanta más autoestima tengan los niños, mejor funcionarán”

La antigua comisaría de policía del Art Distrit de Miami abre sus puertas este mes pero no entrará ningún agente a partir de ahora. Sus inquilinos serán niños de 2 a 5 años. Los alumnos de Metropolitan International School de la ciudad estadounidense empiezan estos días su curso en este centro privado dirigido por una española. Inés Lozano ha dedicado los últimos meses a poner los cimientos de esta escuela basada en los valores educativos americanos.

Hija de diplomáticos, Inés ha vivido su vida en varios países hasta que hace 15 años se instaló en Miami, donde ha sido directora de otros dos colegios. Este último, sin embargo, es su apuesta personal. A eso le ha ayudado su dominio de cuatro lenguas (inglés, español, portugués y francés): “Pronto aprendí la importancia de hablar varios idiomas. Abren muchas puertas”. Las suyas le han permitido acceder a uno de sus sueños, dirigir su propio colegio en la ciudad donde lleva viviendo más de 15 años.

Con esta experiencia, esta emprendedora quería crear este nuevo colegio en torno a los idiomas y al arte. Una hora diaria de español, otra de italiano, clases de teatro, ballet y música componen el escenario para una educación completa y alejada de los parámetros convencionales y estáticos del sistema educativo tradicional. Y es que cree que para tener una formación completa, los niños tienen que tener asignaturas de arte, música, idiomas, educación física y una buena alimentación. “Todo esto hace que el niño rinda más y mejor”, afirma quien lleva a cabo un programa de comida orgánica en su colegio. Para sus clases de idiomas, la directora no solo busca que los profesores sean nativos, sino que sean buenos maestros. La vocación es una pieza clave en su puzzle.

Convencida de que todos los niños tienen una sensibilidad artística, apuesta por sus habilidades desde el principio. “Todos tienen inquietud por el arte y los profesores tienen que trabajar para que se desarrolle”, cuenta la responsable. En este sentido, la ubicación del colegio no es casual. Situado en el corazón de la zona de las galerías de arte de Miami, pretende acercar más el arte a los niños: “pensamos llevarles a exposiciones y museos para que aprecien el arte”.

Una de las carencias que encuentra Inés en España respecto a Estados Unidos es la motivación de los alumnos y profesores. En aquel país se tiene muy en cuenta la sensación que tienen los niños de ellos mismos  y se trabaja para aumentarla, lo que supone un fracaso escolar casi nulo. Siempre tienen en la mente lo que llaman refuerzo positivo. “En seguida los profesores intentan ver las capacidades del niño y las explotan al máximo. Cuanta más autoestima tengan los niños, mejor funcionarán en el sistema”. Creen mucho en la intervención temprana: “si detectamos algún tipo de problema de aprendizaje, atajamos el problema desde el principio. No rechazamos este tipo de niños, sino que modificamos la metodología en la clase para adecuarse a su dinámica”, explica la directora. Para aquellos que tienen déficit de atención, hacen las clases más activas y les aportan más tiempo libre.

Otra de las grandes diferencias entre los países es que en muchos colegios públicos de Estados Unidos no tienen recreo. El intento de evitar el bulling y los accidentes es el argumento. No obstante, Inés cree que este tiempo libre es importante y no lo elimina en su colegio. “Jugar es parte del aprendizaje y necesitan socializarse”, defiende.

Los esfuerzos de Inés no solo están centrados en este nuevo proyecto. En su cabeza están las decenas de niños haitianos a los que ayuda desde hace tres años a través de la organización Flying High for Haití . Una visita al país caribeño un mes antes del terremoto que destruyó parte del país le impactó tanto que solo pudo pensar en ayudarles de la mejor forma que sabe: a través de la educación. “Estando a tan solo tres horas de Haití es un shock ver tanta pobreza. Cuando te vas piensas que tienes que hacer algo”, explica. Investigó y descubrió una isla de 10.000 habitantes, visitó el colegio al que acudían 130 niños y su labor no tardó en materializarse. “He construido tres clases y hacemos un taller de fotografía, en el que los niños hacen fotos a su comunidad y luego las expongo en Wynwood . Así recaudo fondos para seguir ayudando al colegio”, dice con sensación de orgullo. En su próxima visita le acompañarán médicos y cantantes para hacer talleres de música con estudiantes haitianos mientras en Miami ya prepara para el próximo curso una ampliación de su colegio a alumnos de Elementary.

Anuncios

Un pensamiento en ““Cuanta más autoestima tengan los niños, mejor funcionarán”

  1. Excelente, obra Dios te conceda más milagros para apoyar a todas las comunidades del mundo. BLESS
    ING.

Los comentarios están cerrados.